SIN HOJA Y SIN RUTA

Humalismo, desorganización e improvisación….

1346421734823-contra_humala.jpgTodo parece indicar que el gobierno tiene serios problemas de orientación y de gobernabilidad.

En poco tiempo, cambió el programa de “la gran transformación” por una genérica “hoja de ruta”, reemplazó a los viejos aliados por convenientes “nuevos compañeros” cada cual sorprendentemente màs conservador que el otro, licenció con diligencia digna de mejor causa a varios gabinetes, blinda a sus aliados acusados de actos de corrupción como lo han hecho los politiqueros de siempre, negocia bajo la mesa sobre la base de sus intereses mediàticos, niega lo evidente y viene de tumbo en tumbo, dando  marchas y contramarchas en lo que constituye un atípico sentido de las prioridades en la implementación de las políticas gubernamentales, sobre todo las de largo aliento, aparentemente ganado por la coyuntura y ese esfuerzo de «contentar a todos» y a la vez, buscando “el camino perdido” tras la serie de concesiones electorales, demagógicas y efectistas que ha ido dejando en el camino y sin personalidad definida a los más esclarecidos líderes del fundamentalismo etno-cacerista-nacionalista del humalismo de los primeros días y a quienes ahora siguen al presidente Humala sin un discurso en esa especie de malagua política e ideológica llamada «humalismo» en la que ya nadie sabe quién es quién, ni por donde deben ir.

Esta constatación va de la mano con la falta de efectividad social de las decisiones gubernamentales que en poco tiempo van sumando errores y produciendo esa sensación de desgobierno que no le hace nada bien al propio presidente Humala, quien en vez de dar golpes de timón rápidos y convenientes, prefiere callar y hace callar a su gabinete, entregándole las respuestas a las líneas mediáticas del twitter de su consorte.

Con una oleada de protestas en curso y un clima de violencia que recrudece, el tener que guardar silencio ante los escándalos familiares, la falta de sentido común de técnicos que siguen mirando la realidad desde la estrechez de su gabinete y su fanatismo burocrático, sí que estamos ante un drama que pone en evidencia la ausencia de políticos honestos en el gobierno, Talón de Aquiles de una «gran esperanza» que pareciera no dar resultados y encuba problemas mayores que hay que enfrentar de una buena vez para evitar que termine resquebrajando la fortaleza del sistema.

Es una verdad nunca refutada que sin dirección política, sin liderazgos objetivos, sin ideología, planes, programas e ideas comunes, es imposible llevar adelante alguna transformación y menos imponer ideas-fuerza, cuanto más, si quien conduce el colectivo, o gobierna, no es precisamente un líder que genere adhesiones a cada paso.

No es suficiente seguir “intentando hacer las cosas bien”, hay necesidad de concertar voluntades, convocar a los peruanos de buena voluntad y construir el diálogo como herramienta de nuevas y mejores formas de convivencia ciudadana. Hay que definir y definirse, buscar los aliados que puedan contribuir a superar este estilo de gestión en el que todo el mundo termina envuelto en una sucesión de errores, conspirando contra la democracia, generando la falsa imagen que ésta no sirve para nada y poniendo en evidencia la improvisación y falta de conocimiento de una realidad que hace escarnio del enorme esfuerzo de los pueblos por recuperar sus libertades y construir su democracia en el curso de la historia.

Una simple confesión con sesgo de tragicomedia podría explicar lo que sucede. No se puede llegar a palacio “para aprender a gobernar” señor Humala, así no es.

LA ESPOSA DEL PRESIDENTE

Nadine Heredia, poder tras la sombra…

1345732109990-Nadine_Heredia_1_.jpg

Toda comparación es odiosa, cuanto más, si la personalidad de Nadine Heredia es sustancialmente distinta al de la controvertida Eliane Karp, cuya sobre-exposición mediática y evidente interferencia en los asuntos políticos del Estado, le generó hace algunos años serios problemas al ex presidente Alejandro Toledo Manrique, problemas que algunos relacionan a lo que ahora enfrenta el propio Ollanta Humala por la disposición política de su esposa.

Pero desde la época en la que Eliane Karp hacia de las suyas, algunas cosas han cambiado, tanto en la imagen, como la “discreta” presencia que tenía el país hasta ese momento de la consorte del Presidente de la República, la esposa del primer mandatario, la ciudadana a la que llaman incorrectamente “primera dama”, como si hubieran damas de segunda o tercera categoría en el Perú.

Y las cosas cambiaron porque tras un debate sin mayor sustento, hubo quienes pretendieron “inventar” una categoría funcional llamada “despacho de la primera dama” a la que le asignaron recursos y bienes del Estado, por lo que la esposa del presidente desde entonces, asumiría responsabilidades y respondería, tal y como lo hace cualquier funcionario público.

Sin embargo, esa discusión cayó en saco roto al poco tiempo, ya que a la “primera dama” nadie la elige, nadie la designa, no existe una resolución que señale sus funciones, ni atribuciones y por tanto, la figura fáctica de la esposa presidencial es real, existe, se siente y tiene voz simplemente porque ostenta la condición de “casada”, hecho al que se suma que quien gana la elección, la persona por la que la gente vota, quien asume las responsabilidades de representar a la Nación, es el Presidente de la República y no, una inexistente “pareja Presidencial” como algunos gustan llamar lisonjeramente a los esposos que habitan Palacio de Gobierno temporalmente cada cinco años.

Lo que explica la enorme susceptibilidad en torno a Nadine Heredia se deriva de la intensa actividad que desarrolla y que tiene pues, como es natural, una connotación política no sólo por la naturaleza de sus objetivos, sino por su preparación y sus características personales.

A nadie en su sano juicio se le puede ocurrir que la esposa del presidente se debería mantener sumida en una burbuja, distante de la realidad y sometida al ostracismo derivada de su condición de consorte. Tiene derechos y los límites inherentes al mandato constitucional, asume responsabilidades que no habrían tenido mayor repercusión si al amparo de los mecanismo de la modernidad que usa, no hubiera traspasado los muros de palacio, circulando exitosamente por las redes sociales y “definiendo”, más allá de lo que ella realmente puede hacer, la ruta política que el gobierno sigue.

No se trata que la esposa del presidente no tenga derecho a pensar o, que no pueda expresar libremente sus ideas, lo que sucede es que, cuando esto se produce frente al silencio del propio presidente, de un gabinete gris y un partido que es sólo fachada, entonces la percepción general es que siendo que el presidente no habla, ella habla por él, o él hace lo que ella dice y piensa y ese, sí que es un problema serio, pero sólo atribuible a Ollanta Humala.

Ya tiene suficiente el presidente con los temas nacionales y los “escándalos” familiares que por cierto, han resultado mucho más sensibles que los “dramas” de la hilarante familia Toledo; pero es evidente por otro lado, que lo que algunos llaman “excesiva injerencia de la primera dama en temas políticos”, esconde en realidad el temor que sienten por el supuesto “crecimiento” de la imagen de Nadine Heredia.

Que la esposa del presidente está en carrera política, no me cabe ninguna duda, que hay demasiadas denuncias sobre el uso de su «influencia» para beneficiar a determinadas personas y obtener ventajas, resulta por lo menos preocupante, pero Heredia es dirigente de su partido, tienen una vocación de activista evidente, asume roles que por sus convicciones tienen una clara connotación política y entonces, es posible que por sus capacidades -que a algunos les disgusta y asusta-, tenga algo que hacer y decir en el contexto de la realidad electoral el año 2016, donde se verá quien es quien realmente, pero ese, es un debate y un escenario futuro al que la Constitución Política responde claramente.

Por eso tengo la impresión que la sobre-presencia de Nadine Heredia -que no es saludable para la imagen presidencial-, no es, como algunos sostienen, el resultado de una carrera política trabajada como tal, sino, la constatación de una realidad mucho menos compleja y hasta dramática. La esposa del presidente tiene mayor capacidad que el entorno anodino de asesores del gobierno, sabe comunicarse mejor que el propio presidente, es capaz de decir lo que muchos funcionarios de su gobierno callan, y por lo menos, aprendió rapidamente a mover el cotarro con sólo dos líneas difundidas por un simple mensaje en el Twitter.

EL HUMALISMO Y EL SÍNDROME DEL AVESTRUZ

Otro gabinetes gris. Ya van tres, en menos de un año…

jimenez_congreso.jpgPor imperio de la ley, el gabinete que preside el Ministro Juan Jiménez concurrió en el plazo de ley al Congreso de la República en compañía de sus ministros, para exponer y debatir la política general del gobierno. Tras su presentación y el debate subsiguiente, el Presidente del Consejo de Ministros plantea cuestión de confianza y es allí donde empieza el otro gran debate, el verdadero, el que se produce en medio la opinión pública y donde se compulsan e intervienen otros elementos adicionales al buen decir y a las impresiones personales.

La verdad es que el gobierno parece no hacer muchos esfuerzos por remontar esa imagen de dejadez y falta de iniciativa que lo acompaña y, por el contrario, pareciera haber perfeccionado una especial habilidad para perder las oportunidades, tal y como ha sucedido en esta oportunidad donde, tras la enumeración de una serie de objetivos generales de las tareas gubernamentales, que son de importancia, sólo asoma la enumeración de una serie de objetivos gubernamentales que convierte la “enorme voluntad de cambio” que llevó al gobierno a Humala, en una suerte de frases reelaboradas con tufo a demagogia que cada vez se hace más patético.

Y es que además el presidente no las trae todas consigo. Trata de sortear la compleja realidad, enrumbar, y de pronto, lo avasallan los escándalos derivados de presuntos e ilegales negociados del menor de sus hermanos, la presión de su otro hermano, Antauro, preso por la muerte de policías en una revuelta hasta ahora no aclarada, la actitud beligerante de su hermana Ima Sumac, convertida en principal activista internacional contra el gobierno, la voz de su padre que se pretende el opositor más crítico y agudo de la gestión, la presencia de su propia madre en los medios de comunicación condenando las condiciones carcelarias promovidas por su hijo gobernante y hasta la sobre-exposición de su esposa, hechos que le han venido generando una serie de complicaciones mucho más complejos, que los que producía la hilarante familia Toledo.

En medio de este clima, las tareas enumeradas en su presentación por el primer ministro corren el riesgo de pasar sin la importancia debida, al punto que los temas de orden público, gobernabilidad, penalización de la criminalidad organizada, competencias diversas para juzgar en el ámbito nacional a los que se exceden en la promoción de la revuelta y cometen delitos, así como la persecución de quienes buscan interferir en la vida política desde una vocación terrorista como elementos sustantivos para el imperio de la ley, no ha logrado generar el clima de debate que seguramente el gobierno esperaba y que corresponde.

Por el contrario, si bien se ha producido un anuncio de reformas centrales concurrentes con el ánimo ciudadano para lograr «la gran transformación esperada» la percepción es que aligerar la carga procesal y exigir al poder judicial mejoras concurrentes con los recursos del que se les ha dotado por ejemplo, genera una idea de la propuesta del gobierno como una suma de ideas sectoriales por lo que lo señalado resulta insuficiente, ya que centrar todos los esfuerzos en reformar las pensiones, el servicio civil, la carrera pública y hasta el equipamiento de las fuerzas policiales y militares, parecen no tocar los ejes centrales de los problemas y que tienen que ver con la aún latente y creciente corrupción, con la impunidad, el narcotráfico, y una enorme listado de estrategias ausentes que impiden entender la naturaleza de las acciones gubernamentales que se ejecutarán.

Una disertación en la que el gran ausente fue la propuesta para frenar el conflicto social y una posición esquiva y poco dispuesta para abordar la enorme preocupación por el alza de los costos de los alimentos que habría requerido diversas medidas de equilibrio que evitaría –como siempre-, que no sean los más pobres los únicos que paguen exclusivamente los costos sociales de estos ajustes económicos que casi siempre van de la mano con una perturbable sombra inflacionaria, cuyos efectos nadie desea.

A estas alturas, decanta nítidamente la falta de una estrategia global derivada de la falta de diagnósticos correctos que explicarían de alguna manera el alarmante quietismo en el que sólo la inercia frente a la coyuntura mediática, pareciera ser la respuesta a esperar por parte del gobierno.

Nada del avance de los mega-proyectos que tienen que ver con el futuro, nada de los proyectos de esta hora, nada de los mini-proyectos que con urgencia reclaman los pueblos pobres, nada de importancia que merezca resaltarse en medio de una coyuntura que le gana la moral, una y otra vez, a un gobierno que reedita cada vez que lo asalta la coyuntura, el síndrome del avestruz, escondiendo sólo la cabeza, sabiendo que seguirá recibiendo todos los golpes de la protesta y sin que nadie pueda saber en realidad, cuánto tiempo podrá resistir.

¿NO IMPORTA DE QUE COLOR ES EL GATO?

Patria Roja quiere cazar ratones…

pcperu-patriaroja.jpgLas declaraciones del nuevo secretario general del PCP Patria Roja sorprenden, muestra un aparente e importante nivel crítico y también un deseo interesante de modernización ideológica y política. Creo que el Partido Comunista del Perú Patria Roja podría estar dando un interesante salto cualitativo.

Con la elección de Rolando Breña Pantoja en la secretaria general del partido, el otrora movimiento que proclamó que “el poder nace del fusil”, aparece moderando las formas y suma el talento y las cualidades de un veterano y experimentado dirigente a una intentona política que sólo el tiempo dirá si es consecuencia de una evolución ideológica y política o, simplemente, una estratagema dirigida a morigerar esa imagen de movimiento violentista renuente aún a superar la ortodoxia comunista, como lo ha hecho casi todos los partidos de origen  marxista leninista que en el mundo han dado un paso a la modernidad.

En todo caso el mérito de esta nueva época para Patria Roja es que tiene un punto departida a favor con el claro deslinde que ha realizado su secretario general frente a Sendero Luminoso y su expresión política llamado MOVADEF, aún cuando también es verdad que es una motivación sindical la que alimenta esta posición, ya que como se sabe, los integrantes del MOVADEF, a través del CONARE-SUTEP, le han hecho la vida a cuadritos al partido que tiene tres décadas de control en el más importante sindicato magisterial.

A este respecto cabe mencionar también que en realidad tampoco es que esta escisión/confrontación interna haya producido complicaciones definitivas a Patria Roja dentro de la comunidad magisterial, ya antes, el dirigente radical Robert Huaynalaya, quien es militante de una facción del partido denominado “Puca Llacta” -que irónicamente también significa Patria Roja en quechua-, intentó hacer los mismo y tampoco tuvo algún éxito relevante en el plano concreto de la conducción del SUTEP, por el contrario, todas estas experiencias provocó una reacción “interesante” de la dirigencia del SUTEP/PATRA ROJA que se dedicó desde entonces a afirmar sus vínculos con cada una de sus bases y se preocupó en buscar la eficiencia en el manejo de un instrumento que sería definitivo para su consolidación en el gremio de los docentes, la Derrama Magisterial.

En esta institución se preocuparon en designar a los más representativos ex-dirigentes del SUTEP, para que con sus más de mil quinientos millones de soles, buscar la llama «fidelización» de sus asociados, «llegando efectiva y directamente»a la mayor cantidados docentes de todo el país y de todas las maneras posibles, con créditos literalmente extraordinarios, por debajo incoluso de las tasas que cobran otras intituciones financieras y bancarias, con procesos de otorgamiento de los créditos muy rápidos; centros de recreación para verano e invierno puestos al servicio de cualquier docentes y sus familiares, variados auspicios de eventos de capacitación técnico-pedagógico con valor y puntaje oficial, eventos de arte y hasta forjadas musicales, lo que produce un estado de satisfacción que se traduce en el respaldo que reciben año tras año.

Pero otro aspecto sustantivo del perfil del “nuevo Patria Roja” que se anuncia es que sin duda, de su incorporación gradual y paulatina a las formas democráticasque inició el año 1980 en el que recibimos un partido semi-clandestino y militantes con nombres cambiados, ha pasado a ser un partido político formal, con padrones abiertos, que funciona regularmente y en locales abiertos al público que lo convierte con el APRA, es uno de los dos únicos movimientos que sobrevivieron a la hecatombe neoliberal que proclamó a finales del siglo pasado, el fin de las ideologías y el funeral de los partidos políticos .

Abandonar el discurso violento y los recuerdos de líderes que empuñaban un fusil en mítines políticos simbolizando su adhesión a los métodos violentistas del marxismo maoísta de los años 80 (aunque el fusil de marras  fuera un remedo de madera), fue y sigue siendo un reto que nadie estaba dispuesto a asumir tras el triunfo del pensamiento de Teng Tsia Ping tras la muerte de Mao Tse-tung en china, la caída del muro de Berlín y la desaparición del socialismo real que representaba falsamente la ex Unión Soviética.

Hoy parece que Patria Roja estaría dispuesta a dar el salto tras una larga marchade cambios y modos de la política como consecuencia de la relectura del marxismo desde la óptica creadora y sin calco ni copia que aprendimos de Mariátegui, deslindando frontal y claramente con sus primos hermanos y acusando al Pensamiento Gonzalo como “una barbaridad” y una “tergiversación del pensamiento marxista”

Patria Roja deberá pasar entonces de los discursos ambiguos del partido-sindicato, al campo del desarrollo de la lucha política por el poder pero desde un mayor escenario, el de la confrontación electoral y democrática en el campo social ya que algún grado de desconfianza se cierne sobre él debido a su conocida presencia e influencia en los conflictos sociales que como en Cajamarca con la minera Conga, muestran una voluntad desestabilizadora que se han cuidado de “respaldar”, sin aceptar que la dirigen.

Los objetivos políticos de Patria Roja dieron origen en el pasado no tan lejano a varios movimientos violentistas que se sumaron a la lucha armada por lo que no será muy sencillo que puedan consolidar su presencia social, ampliar la organización de la protesta y con ella sus adherentes en el movimiento popular buscando “respaldo” en una eventual contienda electoral que es el primer peldaño de una estrategia de captura de gobiernos regionales para desde allí, generarzonas de influencia que consideran, permitirá que el partido crezca y puedan llegar al gobierno para tener el poder finalmente.

Creo que a este objetivo Rolando Breña si colabora sustantivamente, es bueno que así sea porque enriquecerá el debate político-democrático, permitiendo establecer una confluencia de izquierdas que ahora es imposible por la inexistencia de partidos y reabriendo el debate entre las corrientes progresistas del cambio y los conservadores que sólo aspiran a administrar la crisis.

Falta saber si el partido, sus militantes y sus opositores lo acompañarán en este empeño. En muy poco tiempo sabremos si todo lo que hemos sostenido es un intento por democratizar y modernizar el partido, si Mao Tse-tung permanece vivo pero en el dogmático pensamiento de los seguidores peruanos de la llamada “Banda de los Cuatro” que colgaron perros muertos en algunos postes de Lima hace algunos años, o, si el pensamiento de modernidad y eficiencia de Teng Tsia Pin -el gran hacedor de la China moderna de estos tiempos-, logrará que en el Perú, a los antiguos camaradas rojos de Patria Roja ya no les importa de qué color es el gato, sólo si este caza ratones.

AFRENTA AL MAESTRO (II)

Retirarían monumento de Haya de la Torre en Trujillo…

Una decisión con tufo antiaprista pretende hacer escarnio de la figura del Hijo Ilustre de la Libertad, Victor Raúl Haya de la Torre. El Alcalde de esa ciudad, Cesar Acuña es el autor de la afrenta que dejaría al «Óvalo Haya de la Torre», sin el monumento del personaje que rinde tributo precisamente el nombre de tan importante lugar trujillano. La respuesta ha sido inmediata, me uno activamente  a la protesta y en el país entero comienzan a escucharse voces de todas las tiendas políticas y de la ciudadanía en general.

CAMPA_A2_copia.jpg

AFRENTA AL MAESTRO

Retirarían monumento de Haya de la Torre en Trujillo…

Una decisión con tufo antiaprista pretende hacer escarnio de la figura del Hijo Ilustre de la Libertad, Victor Raúl Haya de la Torre. El Alcalde de esa ciudad, Cesar Acuña es el autor de la afrenta que dejaría al Övalo Haya de la Torre, sin el monumento del personaje que rinde tributo precisamente el nombre de tan importante lugar trujillano. La respuesta ha sido inmediata y me uno activamente a la protesta.

1345211949322-CAMPA_A_copia.jpg

SIN ACUERDO SOBRE EL ACUERDO NACIONAL

Los “notables” cumplen 10 años…

acuerdo.jpgLa noticia da cuenta de la grandilocuencia con la que el llamado Acuerdo Nacional ha celebrado un año más de su existencia. Creada para formular un conjunto de políticas de Estado sobre la base del diálogo y el consenso, debería haber definido el rumbo para el desarrollo sostenible del país afirmando su gobernabilidad democrática, tal y como describe su base fundacional.

Sin embargo, la fastuosidad con la que empezó a funcionar y el figuretismo que rodea sus actividades y a sus actores, oculta un tema sustantivo, que su existencia va en paralelo al desarrollo democrático al que aspiramos dentro del Estado Constitucional de Derecho, sistema que construimos con dificultad debido a sucesivas interrupciones que han sido y son superadas, pero también a la demagogia con la que se ha abordado precisamente, la necesidad del dialogo y los consensos.

El Acuerdo Nacional es una estupenda reunión de notables, un cenáculo con vista de representatividad, pero sin legitimidad. Cuenta con presupuesto público, una infraestructura envidiable y una parafernalia burocrática digna de mejores causas que ponen en evidencia la crisis de los disminuidos partidos políticos que, con la excepción del APRA, son incapaces de formular propuestas y debatirlas, así como un gobierno que necesita muletas para hacer creíble o viable “su” estrategia de desarrollo.

La renunciación objetiva de derechos, deberes y funciones otorgados por el pueblo por delegación al gobierno y también a los partidos políticos puede resultar patético en los casos en los que  “se someten” a lo que decida el Acuerdo Nacional, que es finalmente “un tercero con capacidades para neo-legislar” y generar “lineamientos y políticas públicas”, algunas incluso de obligado cumplimento que han terminado constituyendo “los tramos centrales del Plan Nacional del Desarrollo”, tarea en la que el Congreso de la República y el Poder ejecutivo parecieran haber abdicado.

A este respecto, no es necesariamente cierta la argumentación de “los acuerdistas” que aluden que aquel es “el escenario ideal para debatir las propuestas del Estado”, ya que el ente llamado a generar ese debate, consensos y producir las leyes que garanticen los planes nacionales, es el parlamento, por lo que resulta inquietante y confuso que el congreso funja de convocante para las sesiones de su competidor ilegal, el Acuerdo Nacional, cuando más, si hay quienes sostienen que el AN “debe emitir pronunciamientos previos que servirán de base para la producción legislativa subsiguiente” ya que “la falta de continuidad en el tiempo  de determinadas normas aprobadas por el Congreso” hace que se requiera de un pronunciamiento del  AN que pueda garantizar per secula seculorum su cumplimiento, como si fuera el AN, un foro vinculante y supra-congresal, imbuido además, de facultades que el parlamento no tendría.

El hecho reviste características de preocupación cuando dentro de este organismo se “convoca” además para los fines comentados, a organizaciones que actualmente no poseen ninguna legitimidad democrática. Se ha sostenido la presencia de determinadas asociaciones o grupos de ciudadanos (ONG´s)  “es en previsión, ya que capaz en veinte años los partidos políticos que actualmente están, ya no estén”, lógica peregrina que se derrumba cuando se prueba que las organizaciones de la llamada sociedad civil -que ahora no tienen ninguna representación ni legitimidad, por lo tanto “no existen políticamente”, dentro de veinte años, tal vez continúen en esa misma situación.

Nada más conveniente para la crisis de la política local y los advenedizos que ganan con ella, que en vez de resolver los problemas de fondo de la crisis del sistema, consolidando sus organizaciones y respaldando la legitimidad de la democracia a través de elecciones y consultas, se “encargue” algunas tareas fundamentales para el país, a notables que nadie ha elegido y que en virtud -nadie sabe a qué facultades-, pueden terminar “señalando sin ninguna responsabilidad” la ruta por donde debe transitar el país.

La suscripción del Acuerdo Nacional se llevó a cabo en un acto solemne en Palacio de Gobierno, el 22 de julio de 2002 y contó con la presencia del entonces Presidente de la República, Alejandro Toledo, el Presidente del Consejo de Ministros, Roberto Dañino, los principales representantes de las organizaciones políticas y la genérica y mal llamada “sociedad civil”,  germen de la ilegitimidad en la que incurre el Acuerdo Nacional.

Al gobierno lo elige la ciudadanía, los ministros tienen un poder delegado del Presidente de la República y su representación se deriva del que tiene el primero, los partidos son instituciones formales, por lo general populares, cuentan con una estructura nacional, dirigentes responsables y están sujetos a una supervisión para garantizar el origen de sus fondos, la naturaleza de sus actividades y, cómo no, también la naturaleza legal de sus actividades; sin embargo, las llamadas organizaciones de la “sociedad civil” ¿Qué nivel de legitimidad tienen?, ¿Quién establece los límites de sus actividades?, ¿Quién conoce como se usan los fondos que recaudan? y ¿Qué nivel de aceptación y sometimiento a las reglas de la democracia están dispuestas a aceptar?

En nuestros países donde se ensayan todas las ocurrencia posibles, somos capaces incluso de elevar a las cumbres del poder a cualquiera. Pero cualquiera a estas alturas de nuestra historia puede conducirnos a la deriva y la suma de cualquieras, por notables que estos fueran, puede ser también otra forma de negar nuestra democracia que, con todos sus defectos, sigue siendo el mejor de los sistemas que conocemos.

Esta no es una crítica a quienes están estos días en el AN, es sólo una reflexión en torno a la necesidad de entender que es y cómo se desarrolla nuestra joven democracia y cómo, si bien el aporte de «todos» es necesario, mas necesario es dar real nivel a lo que afirma la democracia y a sus instituciones.

Este es un punto de vista que reclama que los principales actores políticos y sociales tengan niveles básicos de representatividad porque más allá de las fotos y las sonrisas, no debemos perder la única posibilidad de garantizar una real y mejor forma de hacer política representativa y con legitimidad.

SIEMPRE FUE UNA MARAVILLA

El Amazonas, reserva mundial de vida…

  rio_amazonas_facebook.jpgQue el rio Amazonas sea considerado como una de las nuevas Siete Maravillas Naturales del Mundono es un hecho anecdótico, es una estupenda oportunidad para iniciar un vasto movimiento de conciencia mundial en torno a la necesidad de preservar su entorno, considerado como uno de los últimos reductos de vida en el planeta.

Y es que ser el pulmón del mundo, poseer una diversidad indescriptible e incontable de especies animales y una flora vital que además se exhibe en condiciones de intangibilidad increíble, constituye una veta complementaria de capital importancia que la fundación New 7 Wonders consideró al nominar al Amazonas/BosqueTropical, como una de las nuevas siete maravillas del mundo tras largos cinco años de estricta evaluación, categoría que el mundo entero ya le reconocía al Amazonas como un conjunto natural enigmático y subyugante que encierra en sí misma, un potencial ecológico que la coloca como reserva efectiva de supervivencia del planeta en el umbral del tercer milenio.

El Amazonas es el rio más extenso y caudaloso del mundo cuyo cauce de agua recorre el continente desde las cumbres de la Cordillera de los Andes en el Perú, hasta la costa atlántica del Brasil, que vigilan sus cielos amazónicos y que dieron posada a los primeros habitantes, probablemente, entre el 7000 y 5000 a. C.

En el transcurso de su desarrollo histórico, fue albergue de una sucesión de culturas nómadas y semi nómades estudiadas parcialmente y que formaron aldeas en la riberas del rio, basando su subsistencia en la explotación y el aprovechamiento de todos los recursos posibles que la imaginación y la destreza proveía.

La voz “Amazonas” alude en su conjunto a la selva tropical más grande del mundo y naturalmente, al rio del mismo nombre que la surca. Su origen provendría del nombre dado al Marañón por Francisco de Orellana -quien se dice-, tras enfrentarse a una etnia local creyó haber encontrado mujeres guerreras combatientes a los que relacionó con el nombre Amazonas por el mito griego a las guerreras de Asia y África, argumento que otros estudiosos contradicen en parte al sostener que lo que en realidad vio Orellana, fue un contingente de hombres delgados,  de tez blanca y con cabelleras muy largas que en medio de la espesura de la selva, simulaban figuras femeninas, lo que habría dado origen a tal confusión.

Lo cierto es que hay también quienes sostienen que “Amazonas”  es en realidad un nombre que se deriva de la “deformación” de una palabra indígena cuya pronunciación semejante para los españoles describe una ola de marea, que es una ola única que remonta al rio y produce un ruido similar al que producen las olas en las playas, pero en este caso, en su desembocadura en el océano atlántico.

El Amazonas tiene un estadio natural que lo hace extraordinario y en el contexto de la preservacion y/o desarrollo de la vida en el presente y el futuro, definitivo para el hombre.

Cuenta con una biomasa que absorbe inmensas cantidades de dióxido de carbono que la expele en su punto de mayor intensidad bajo los complejos procesos de descomposición que provoca su clima extremadamente húmedo y a la vez terriblemente cálido.

Nuestra selva amazónica tiene también una biodiversidad riquísima que se calcula por lo menos en dos millones y medio de especies de insectos, miles de miles de plantas y una variedad de más de dos mil aves y mamíferos que constituye un quinto de todas las especies de aves del mundo, así como la mayor variedad de especies en tierra.

El reconocimiento que motiva lapresente dará impulso a las tareas de preservación y protección de todas sus enormes riquezas consistentes en los tipos distintos de árboles y las más de ciento cincuenta mil especies de plantas, noventa mil toneladas de biomasa vegetal que regula el curso de los ríos que lo atraviesan al retener parte del agua procedente de las lluvias e ir liberándola lentamente, su espesa cubierta vegetal que protege los suelos de la erosión que regula el clima, y esa utilidad que la convierte en un inmenso pulmón que proporciona oxígeno al mundo, sin perjuicio de los enormes recursos hidrobiológicos que guarda.

Por su parte específicamente el rio Amazonas es el más largo, más caudaloso, más ancho y más profundo del mundo; drena la cuenca más extensa de la Tierra y sus 6,762 kilómetros de longitud superan al rio Nilo. Une a siete países (Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú y Venezuela) pero sólo Perú, Colombia y Brasil tienen acceso directo a él.

El Amazonas es hoy, globalmente, una reserva efectiva, natural y de primer orden, pero no es nueva, ni recien ha sido descubierta. Su protección ha requerido de un enorme esfuerzo nacional para preservarla de la mano de los torpes conquistadores, de los depredadores y hasta de los invasores industriales que llevan por lo general de la mano de tristes historias como el de la explotación inmisericorde en la época de oro del caucho, tema que debe servirnos para no reeditar la misma miseria a la que sometió a sus pobladores en nombre del salvajismo de la conquista que la llamada civilización occidental impuso.

Por todo lo dicho, debemos insistir en la necesidad de hacer conciencia y aprovechar este momento en el que se centran todas las miradas en el Amazonas, para guardar y proteger este reducto primario donde se purifica parte sustancial e importante del aire que respira la humanidad, pero enfrentando decididamente la deforestación y el cambio climático, dramas en las que el mundo debe concurrir sino queremos que esta nueva maravilla que en realidad siempre ha existido, simplemente, desaparezca.

MOTO, FOTO, STICKER Y MULTA

(3) Contrastes de “Lima la horrible”…

1344782399827-polixia_femenina_faceboook.jpgUna importante campaña nos señala que “a la policía se le respeta” y creo firmemente en ello. ¿Pero al ciudadano también se le respeta?.

Mientras esperaba con las luces de emergencia resolver un problema mecánico del auto en el que me encontraba, de manera abrupta, desprevenido, sin mediar ningún aviso, y con la mano alzada, alguien que pasó en moto levantaba la mano, no sé si despidiéndose, o haciéndome alguna seña.

Sobre la motocicleta que pasó raudamente, dos personas se trasladaban con uniforme policial. Una hablaba por celular conduciendo y la otra, haciendo piruetas, buscaba “el mejor ángulo” para tomar literalmente, “una foto al vuelo de mi vehículo”.

Sentí que lo sucedido era en sí mismo una agresión y que todo lo demás era una sucesión de hechos dignos del mayor esfuerzo circense. La misma persona de la que hablo, casi simultáneamente, cruzó de un lado a otro de la pista para ubicarse convenientemente y tomar una foto por delante y atrás de mi auto, colocando un sticker en el parabrisas delantero y todo eso ¡sobre una motocicleta!.

La verdad es que el apremio por “colocar” papeletas de infracciones de tránsito (aunque irónicamente esta pudiera ser una papeleta por no transitar) ya linda con la locura. Y es que de seguro, conquistar el porcentaje que engrosará la abultada bolsa de comisiones pagadas por papeletas impuestas es, en sí misma, una frenética carrera de velocidades que ya debería aparecer en la tabla de sanciones de tránsito.

Este nuevo invento de acomedidas autoridades que «requieren» de mayores rentas someten el episodio al inaudito uso de  “maniobras temerarias” que realiza este personal de la policía para obtener el producto requerido y produce, naturalmente, el rechazo de quienes sienten que violentan las buenas formas, los modales y la ley, ya que, sin perjuicio de lo descrito, el ciudadano tiene derecho a que se le respete y que, cualquier sanción sea impuesta con las formalidades y las explicaciones que correspondan, sin perjuicio que nadie entiende como se produce esta “papeleta rally”, en medio de una “huida oficial” donde la moto podría haber terminado “volando” si no “sortea de manera intempestiva -poniendo en riesgo a los ciudadanos cercanos-, esos hermosos cráteres que lo alcaldes nos regalan durante cada gestión para después licitar sus onerosas reparaciones antes de irse.

Cuando intenté hablar “con la autoridad policial que me colocó la multa” (en realidad se la colocó al parabrisas),  sentí la misma sensación que se produce cuando esas máquinas inertes, toman “instantáneas” porque a alguien se le ocurrió primero que no se debía pasar algún cruce a mas de 40 kilómetros de velocidad. ¡Si! a cuarenta kilómetros…claro, miles fuimos premiados con una de esas fotos que se traducen en multas que se pagan, si o si y sin chistar.

Tiempo después, cuando se probó técnicamente que no existía una justificación para algunas torpes decisiones municipales, a otro “alguien” se le ocurrió variar la velocidad máxima y entonces levantaron la restricción a 60 kilómetros por hora y hasta se “tumbaron” las cabinas de peajes de la “vía Expresa de un kilómetro” de la avenida Faucett que siendo pequeñas estructuras, habían costado más de lo que cuesta un departamento de 100 metros cuadrados. Pero, ¿Y los que habíamos pagado las multas por exceder los 40 kilómetros? Simplemente habíamos pese haber tenido razón, no podíamos hacer nada frente al abuso de tan malas autoridades.

Vi marchar raudamente la figura policial femenina y me quedé con la terrible sensación de haber sido víctima de un evidente abuso de autoridad. ¿Qué hacer si la autoridad que me consignó la multa ya se había marchado? ¿Perseguirla para pedirles explicaciones a las que tengo derecho? ¿Cómo denunciarla si subida en una motocicleta era imposible su identificación?

Montado en la indignación y la impotencia, llegué a la conclusión que aquello era parte de la misma dramática realidad citadina de siempre en la que estamos expuestos a la sorpresa del robo, al abuso de los transportistas, a la indiferencia de las autoridades y el asalto violentista de la falta de respeto en todo orden de cosas, así que esperaré que llegue a la dirección que aparece en la tarjeta de propiedad “la sanción” a la que me he hecho “merecedor” por una avería mecánica de la que no está exento, ni siquiera la policía que se movilizaba sobre la moto en la que se me tomó la bendita foto de marras.

Mientras todo esto pasa, pienso que Lima es víctima de una especie de fatalidad que impide que supere sus viejos problemas. Hoy, cuando los helados D´onofrio ya no existen, la vieja galleta de soda Field es sólo un nombre, los entrañables “panetones” son un remedo de lo que fueron, los camiones de Coca Cola reparten lnca Kola, la única bebida gaseosa que en el mundo venció a la vieja transnacional americana, y la alcaldesa de la ciudad sigue como todos sus antecesores, más preocupada en “perseguir” al anterior alcalde, en vez de ponerse a resolver los urgentes problemas de mi querida ciudad, sigo pensando que no todo está perdido en la medida que entendamos que no es posible que los jardines aún tengan rejas, que los peatones caminen por las pistas, que la gente hace sus “necesidades” donde le venga en gana, los ambulantes encuentran la forma de no desaparecer y solo hayan unos pocos teatros y librerías .

Sin duda que hay algo más que merituar tras lo expuesto y mucho más que hacer, frente a la improvisación de las sucesivas gestiones que con cada uno de sus desaciertos, confirman la declaración poco auspicia de una ciudad que marcha a la deriva.

La falta de soluciones a los problemas urgentes de la ciudad, como hemos dicho, tiene que ver con sus planes, programas, su gente y también a sus autoridades, elementos constitutivos de una propuesta convergente para que en nuestra ciudad se respete al vecino y pueda dejar de ser, de una buena vez, “Lima la horrible”.

Es decir, cuando camino por un barrio residencial la mirada prístina al cielo me inspira poesía, en tanto cuando asomo a cualquier urbanización popular, mejor llevo un palo para levantar los alicaídos cables de corriente o telefonía, evitando llevármelos de encuentro o sufrir un accidente lamentable.

Dicen que para las poblaciones de menor desarrollo los suministros de energía “deben ser comunes y visibles” porque “los pobres roban luz”. Que no es posible instalar líneas del servicio telefónico porque “pinchan los cables y las conexiones”. Torpe raciocinio ya que me gustaría poder describir la naturaleza del origen de muchas fortunas en Lima y señalar a quienes con cuello, corbata, buenos sueldos y una vida cómoda, desde hace muchos años “encontraron” la forma de no pagar por la energía eléctrica que usan, de “quebrar” con estilizados mecanismos informáticos las claves de la Internet para usarlo cómodamente, conectarse clandestinamente para obtener agua “gratis” para sus fábricas o negocios y hasta “piratear” el cable de televisión que consumen, literalmente, robando.

EL HOMBRE ARAÑA Y TARZÁN

(2) Contrastes de “Lima la horrible” 

El_Hombre_Arana_en_lo_alto_faceboojk.jpgHace algunos años publiqué una nota sobre la forma en la que tratan las compañías de servicios telefónicos y de energía eléctrica a la “tres veces coronada villa”, es decir, a la “ciudad jardín” (aunque queden pocos jardines), a la capital del Perú, a Lima, a ese escenario ideal para la implementación de un “circo abierto” en el que malabaristas y/o equilibristas podrían darse de la mano con otros personajes de antología en el imaginario popular como el joven “Peter Parker”, más conocido como el sorprendente hombre Araña y Johnny Weissmuller, quien dio vida al Tarzán.

La relación propuesta entre estos personajes produjo la ira de los entonces funcionarios públicos a cargo de la Compañía Peruana de Teléfonos y Electrolima, empresas estatales que pretendió, sin comprender realmente mi comentario, iniciarme alguna acción judicial por agravios no cometidos.

Hace sólo unos instantes, parado entre las esquinas del Jirón Parinacochas y Las América, en el pujante distrito de la Victoria, a la expectativa que nadie “se lleve” mi celular, levanté la mirada y vi exactamente la misma escena que produjo el artículo comentado, es decir, la misma realidad, sólo que varias décadas después y con dos actores diferentes: Telefónica del Perú y Edelnor.

Un irresponsable, intrincado, confuso e inexpugnable conjunto de cables se cernían sobre mi humanidad, mostrándome con indignación el “sentido técnico” y el respeto a los ciudadanos de los operadores de los servicios por los que los pobladores de Lima pagamos.

La cantidad de cables enredados, cortados, algunos sin dirección definida, otros sin servicio o uso que enrumban con dirección desconocida muestra la falta de respeto y sentido del ornato de estas transnacionales que suponen que, porque nadie les dice nada, simplemente es posible hacerlo. ¿En Madrid, o Santiago de Chile esto sería posible? Claro que no.

¿Cuál es entonces la razón por la que este conjunto de elementos tóxicos, que dañan el medio ambiente y violentan la seguridad y la estética permanecen allí, sin uso lógico y expuesto por tantos años? Pues porque nuestra ciudad tiene un conjunto de autoridades que reeditan sucesivamente malas costumbres. Algunos se preocupan efectivamente por el llamado ornato pero de “las calles que se ven, las más transitadas”, por tanto en ellas, la pintura sobra, siempre hay un “barredor” y circulan afanados los “fiscalizadores municipales”, en tanto en las zonas de menor desarrollo comercial o residencial, la acumulación de basura, la falta de servicios higiénicos y hasta la limpieza misma no son hechos constantes, es el drama de vivir en una zona no considerada como “vía principal”.

De esta lógica surge la “preocupación” de estas empresas por realizar “un mejor servicio en las llamadas zonas residenciales”, lugares donde por lo general, los trabajos son subterráneos (tratándose de tendido de energía) y las conexiones de telefonía son “derivadas de sendas y presentables cajas de control” que ordenadamente llegan a las vivencias “cuidando los detalles”, dejándole en cambio a los que menos tienen y las zonas donde viven, el saldo de todas desinteligencias y conchudez que comentamos.

La realidad muestra escenas increíbles. Cantidad de cables imposibles de calcular muestran un enmarañado tejido (acumulado por mucho tiempo) que le sería muy útil al “Sorprendente Hombre Araña” o que ayudaría mucho al desplazamiento del mítico personaje de Tarzán quienes podría darle un uso “racional” a toda esa cablería.

 Ambos podrían reproducir el escenario ideal de sus hazañas, cruzar la ciudad sin mayores complicaciones, ganarle al crimen organizado y no organizado, volando de poste en poste, uno lanzando su tela de araña y el otro, usando estos despojos que atentan contra el medio ambiente, pero como modernas “lianas” en un tiempo en el que en la selva, valgan verdades, la tala  indiscriminada no ha dejado árboles en pie y a Tarzán de capa caída.

Pero si alguien pensó que eso era todo, se equivocó. Dicen que el suministro de energía, la instalación del servicio de agua potable, el desagüe y hasta la colocación de una línea telefónica prueban el nivel de desarrollo de una localidad. Ergo, quien tiene luz, inicia su camino al desarrollo y se despide objetivamente de la extrema pobreza y de alguna manera es verdad. ¿Pero, son los derechos iguales para todos?

Para estas empresas la cosa parece no ser necesariamente así. Por lo general, en las zonas llamadas residenciales -y en las que a veces no hay ninguna residencia-, la instalación de estos servicios es individual, guarda los estándares internacionales, cumplen con las normas locales e internacionales y además, son “procesados o instalados” estratégicamente, según el diseño del propietario del inmueble-, es decir, en lugares que guardan relación estética con el hogar del vecino. Incluso, cuando se hacen las obras civiles (por lo general subterráneas) el resane “es cuidadoso” ya que al propietario del inmueble que contrató el suministro, “le gusta que la vereda de acceso a su casa, a cargo de la empresa proveedora del servicio,  se vea siempre bien”.

Por eso en Lima hay calles lindas, bien cuidadas y en ellas no viven los pobres. En las zonas residenciales las conexiones son subterráneas, “para que no afeen el lugar” a fin que además, no impidan el crecimiento de arboles, algunos de los cuales “dan sombra y buena vista” al patio interior de las casas. Escenario de novela, sin embargo, en los pueblos en formación, en las zonas más populares, un tejido horroroso de cablería y postes mal colocados no sólo pone en riesgo la vida de los pobladores, sino que por encima de sus cabezas, o muy cerca de sus ventanas o puertas, “pasan” las redes de extensión, claro, cuando no es un poste el que ha sido instalado (plantado)  en medio de la puerta principal de acceso a este domicilio.

Es decir, cuando camino por un barrio residencial la mirada prístina al cielo me inspira poesía, en tanto cuando asomo a cualquier urbanización popular, mejor llevo un palo para levantar los alicaídos cables de corriente o telefonía, evitando llevármelos de encuentro o sufrir un accidente lamentable.

Dicen que para las poblaciones de menor desarrollo los suministros de energía “deben ser comunes y visibles” porque “los pobres roban luz”. Que no es posible instalar líneas del servicio telefónico porque “pinchan los cables y las conexiones”. Torpe raciocinio ya que me gustaría poder describir la naturaleza del origen de muchas fortunas en Lima y señalar a quienes con cuello, corbata, buenos sueldos y una vida cómoda, desde hace muchos años “encontraron” la forma de no pagar por la energía eléctrica que usan, de “quebrar” con estilizados mecanismos informáticos las claves de la Internet para usarlo cómodamente, conectarse clandestinamente para obtener agua “gratis” para sus fábricas o negocios y hasta “piratear” el cable de televisión que usan y consumen, literalmente, robando.