NUESTRO QUERIDO MANUEL ARÉVALO

Tributo al alma noble del proletariado

Manuel Arévalo Cáceres, líder proletario y reconocido dirigente aprista, fue cruelmente asesinado tras ser torturado un 15 de febrero de 1937 por orden del gobierno de Oscar R. Benavides, en plena clandestinidad aprista. Es este, un tributo a un ser singular y de espíritu superior, cuya personalidad le arrancó a la vida cuanto pudo, hasta un filón de experiencia que complementó su deseo permanente de aprender. Su extraordinaria inteligencia le dio mayor calidad y sentido a su etapa formativa, recibiendo  lo que sus hermanos estudiantes le brindaban, es decir, lo mejor del humanismo, de la moral anarcosindicalista y una mejor comprensión de las diferencias entre el simple reclamo mercantilista y las plataformas sindicales cuya estructura reposan en los sólidos principios de la solidaridad que convierte la exigencia, en una oportunidad de lograr la justicia, haciendo de estos elementos, valores consustanciales a su tarea política.

Arévalo fue depositario de una moral sin concesiones y una conducta pública irreprochable, realizó una labor articuladora vinculando al partido aprista con diversas organizaciones sociales, deportivas y gremiales, generando lazos de identificación entre el partido y lo que en estos tiempos llaman, el tejido social, de allí la trascendencia de su obra y pensamiento cincelado en la voz de mando: Fe, Unión, Disciplina y Acción.

Ver reseña histórica de su vida:  pdf nuestro querido manuel ultimo para 2019

 

Ver artículo que se relaciona:  https://horizonte-posible.com/no-hay-aprismo-sin-trabajadores/